En 1946, cinco afroamericanos rompieron la barrera racial en el Béisbol Organizado: Jackie Robinson, John Wright, Roy Campanella, Don Newcombe y Roy Partlow. Al siguiente año, diez jugadores negros fueron contratados, entre ellos tres latinos.

Ramón Rodríguez

El 13 de mayo de 1947, el receptor cubano Ramón Rodríguez se convirtió en el primer latino negro en el Béisbol Organizado. Firmado por los Dodgers, jugó con la novena Nashua en la “New England League” (Clase B) donde coincidió con Don Newcombe.  Solo vio acción en cinco partidos donde consumió cuatro turnos y un solo incogible. Luego se lesionó y fue dado de baja.  No existe record de que haya jugado con otra novena en el Béisbol Organizado.

Carlos M. Santiago

Luego siguió el intermedista/siore puertorriqueño Carlos Manuel Santiago quien debutó el 10 de agosto de 1947 con Stamford en la “Colonial League” (Clase B). Santiago lució bien en lo poco que quedaba de temporada bateando .268. De excelente defensa, continuó progresando hasta registrar .351 en 1950. Al siguiente año fue invitado al campo de entrenamiento de los Indios de Cleveland pero fue llamado a servir en las Fuerzas Armadas donde estuvo por espacio de 25 meses.  Esa ausencia del diamante fue fatal para Santiago ya que a su regreso, en 1953, nunca pudo lucir como antaño.  Su último año en Estados Unidos fue 1954.

Tres días después, 13 de agosto, debutó el tercer negro latino, Andrés Pulliza, también con la novena Stamford.   Natural de Puerto Rico, Pulliza medía 5’2″ y 140 libras de peso. El lanzador zurdo duró tres días con el equipo.  Vio acción en dos partidos como  relevista pero no hizo nada que generara interés y fue dejado en libre.

José ¨Pantalones¨ Santiago

Al siguiente año, 1948, otros dos latinos negros vieron acción en el Béisbol Organizado. El puertorriqueño José “Pantalones” Santiago contaba con 20 años cuando debutó el 1 de septiembre con Dayton de la “Central League” (Clase A), filial de los Indios de Cleveland.  Fue el primer negro en ver acción en esa liga.  El juvenil lanzador tuvo marca de 16-12 y 2.60 de efectividad. Santiago continuó teniendo éxito en las Ligas Menores pero no fue hasta 1954 que subió a las Grandes Ligas con Cleveland.

Minnie Miñoso

Un día después, 2 de septiembre, se integró el cubano Oreste Miñoso, también con Dayton. En once partidos bateó .525.  Al siguiente año, el siempre recordado “Cometa Cubano” debutó con los Indios de Cleveland convirtiéndose en el primer latino negro en llegar a las Grandes Ligas.